miércoles, 22 de septiembre de 2010

SONIC THE HEDGEDOG

Hace un tiempo un amigo me explicó que, en Japón, la marihuana está tan mal vista como cualquier droga dura y eso, sinceramente, no me sorprende. Sólo hay que ver la de cosas absolutamente demenciales que provienen de ese maldito islote para saber que esa gente no necesita fumar nada. Ya de por sí están mal de la puta cabeza.
Por ejemplo en Youtube, si buscas cosas con alfabeto occidental puedes encontrar movidas medianamente locas (igual que si escribes cosas en cirílico, que únicamente te salen videos de borrachos peleando). Ahora bien, sólo tienes que teclear un par de letras en japonés para desbloquear un mundo jodidamente nuevo lleno de las pajas mentales del Joker y cosas que se la pondrían dura a Freud.
(¿No me crees? http://www.youtube.com/watch?v=NENOb9fXL2s&feature=related ).

Pero no he venido a hablar de Japón (ya hablaré de ello cuando los Välar la hundan como a la jodida Númenor). He venido a hablar de Sonic The Hedgedog (que debería haber sido traducido como “Sónico, el Perro Afilado”, pero nunca lo fue. Traductores sudamericanos, ¡me estáis fallando!)
Sónico, el Perro Afilado

No voy a hablar mucho de la Megadrive (aunque dicho tema es debidamente anotado), ni tampoco de la Master System (que si lo traduces queda algo que suena como si fuese un puto superordenador del MIT a pesar de que la jodida consola aquella tenía la potencia de una calculadora de bolsillo. Daba igual: el hecho de tener que soplar dentro para quitarle el polvo cada vez que ibas a jugar le quitaba absolutamente todo el glamour al trasto).
Sólo diré que no sé para qué narices pusieron tres botones en el mando (Megadrive), si al final tanto Sonic como en casi todos los juegos los tres botones servían para lo mismo, para saltar. Y si podías hacer cualquier otra cosa, como el doble giro superdestructor en el aire (wtf), o el ataque de Kaito que podías hacer en el Sonic 3 (japoneses = fumados, recordemos), en vez de usar otro botón tenías que pulsar dos veces el de saltar. Putos locos derrochadores de botones.
Quizá por eso en Sonic 3 en vez del melódico canto de SEGA, lo gritaba un tío que parecía que le hubiesen dado una patada en los cojones.

Al principio Sonic parecía un juego bastante más sencillo de lo que era, sobretodo porque estábamos acostumbrados al Super Mario, que de un toque ya morías. Todos los enemigos eran cancerígenos, venenosos, radioactivos y mordían y te ponían sus huevos dentro.
Pero Sonic no era así, su teoría era la siguiente: cada vez que chocabas contra un malo, a Sonic se le caían todos los anillos (igual que si chocas con un gitano), y tenías que saltar por ahí de nuevo para recogerlos.

Pero te mataban igual, ¿por qué? Porque Sonic era un juego enrevesao. Super Mario era fácilmente comprensible, hasta para niños retrasados e hipervitaminados como nosotros: salían pinchos, plantas carnívoras, especie de ñordos marrones con patas que caminaban y te miraban con cara de mala leche (y por eso sabías que eran malos).
Los enemigos de Sonic, en cambio, no se sabe qué coño son o qué ostias pretenden. El Dr. Robotnik (ya me dirán que clase de doctorado se sacó ese tío para llegar a la conclusión de que dentro de los robots había que poner un animalillo adorable para que funcionasen) se sacaba del culo toda clase de inventos con forma de huevo (por eso se le llama Dr. Eggman en algunas traducciones americanas, el exacerbado tamaño de sus testículos que se mencionaba en el manual de instrucciones no tenía nada que ver).

Con el tiempo, a Sonic le fueron apareciendo seguidores y secundarios (como por ejemplo Tails, un zorro con dos colas, cosa que le permitía volar, no busquéis el sentido. O también Knuckles, un tío que en Sonic 3 salía riéndose y te destruía un puente... pero que les pareció guay y por eso es que al siguiente juego lo podías controlar). Además, los creadores del juego más tarde decidieron pasarse a la heroína y gracias a eso Sonic pudo transformarse en SuperSayan de ahí en adelante.
Pero a pesar de todo esto, de 20 años desde su creación y más de 15 juegos en los que es protagonista, SEGA nunca se ha molestado en explicar por qué Sonic no se parece ni lo más mínimo a un erizo.

Bueno, vale. A ESE si que se parece.

5 comentarios:

  1. // Siguenos en: http://www.facebook.com/pages/Moderno-Total-2/146693579858
    y también: http://www.modernototal2.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Hog en inglés viene a ser cerdo, no perro xD

    ResponderEliminar
  3. lol yo leí Hedgedog... bueno, a lo hecho, pecho.

    ResponderEliminar
  4. Este chico a leído ''dog'' al final, en vez de ''hog'' xD k fallo garrafal con el ke se le jode una parte de la koña del artículo, x lo demás te felicito, muy gracioso el articulo :)

    ResponderEliminar
  5. ke coños que es ezsto y porque lo leei y como llega aqui y como que sonic es un perro afilado que droga te tronazte dimeeeeeeeeeeeeeeee es un erizo y me dio risa todo lo que pusiste y WTF pudrete no te metas con SONIC NI CON MARIO me entendiste o te lo explico a patadas en el culo
    atte :amyrose fan1desonic

    ResponderEliminar